jueves, 15 de mayo de 2008

Los que fomentan la violencia

Meditando el día de ayer quise poner a su consideración un tema recurrente y a la vez preocupante, en el que poco se hace énfasis para su corrección y más bien resulta parte fundamental de muchos problemas. Me explico.

Cuando somos escolares y estamos en la primaria, por ejemplo, regularmente no falta el niño violento y el que es blanco de todos los actos denigrantes físicos y psicológicos. Todo esto va desde los golpes (sí, me parece lo menos grave en este caso) hasta las burlas, mofas e intenciones de golpear severamente la autoestima del sujeto abusado.

Hasta aquí con lo anterior, todo resulta dentro de lo que cabe "normal" para la cadena de supervivencia de los seres vivos. Digamos que "el valiente vive hasta donde el cobarde quiere". Pero en estos momentos entran otros actores fundamentales en los sucesos: los que siguen el juego del abusador.

Poca gente tan negativa hay en esta vida como ese tipo de personas, las que aunque se mueran de miedo, por conveniencia o por simple forma de ser prefieren aplaudir, festejar y por tanto fomentar las actitudes abusivas que mejor y en cambio al menos ignorarlas. Resulta algo obvio y ofensivo a la vez darse cuenta que la gente que le gusta y pretende imponer su ley, muchas de las veces no lo hace ni siquiera por placer propio, sino más bien para que los demás se den cuenta de su "poder" y peor aun, por creer que en realidad es agradable o gracioso denigrar a un tercero.

En mis épocas escolares tuve la fortuna de no ser (más que muy ocasionalmente) blanco de ataques por parte de los individuos mencionados, sin embargo me tocó ver a gente cercana a mí que era víctima de estos seres. Y ahí es donde hacían su "mágica" labor los entes aquellos que solo sirven de provocadores, que azuzan al troglodita con sus risas empáticas y frases de aliento para seguir martirizando a un pobre infeliz que por lo regular no daba el más mínimo motivo para ser abusado.

Pero obviamente no solo en las escuelas se presenta el fenómeno, ¡claro que no!, también está en la vida diaria de manera muy común. Otro caso particular es aquel de los adolescentes "emo" que si bien tampoco son un ejemplo a seguir, su pecado es ser y pensar diferente a la gente "normal y bonita".

Cuando alguien abusa de un emo, niño, niña, homosexual, tonto, americanista, loco, retrasado mental, paria, vagabundo, enfermo, depresivo, masoquista, mujer, melancólico, pelón, feo, inexperto, extranjero, narizón, torpe, o cualquier integrante de la fauna urbana, y junto a estos se encuentra un tercero que aprueba mediante comentarios o actitudes dicha agresión, entonces así como en medicina, se forma la "triada" y por tanto se fomenta la conducta cavernícola de los agresores.

Vergonzoso. Evitemos ser quienes fomentan la violencia.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

eh men no soy anonimo me llamo jose rojas y soy de torreon coahuila...vi tu post en otro foro k kerias el himno de pachuca y pues io tengo el himno de los tuzos por si lo kieres, te dejo mi msn jose_tornado90@hotmail.com

soy tuzo de corazon
pesele a kien le pese

sale kuidese

fadan80 dijo...

Hola Doc como estas???

Saludos!!!

Harbanita! dijo...

No buenoooo! q le paso a mi harbano! q ya no escribe! =P

SaLudiTos!!

!!neeeeib etatrop

xDD

Chester dijo...

HapiBlogging to you my friend! Have a nice day!