martes, 10 de julio de 2007

¿EXISTE EL DESTINO?


A veces y divagando un poco durante mis múltiples ratos de ocio, entro en conflictos y disyuntivas existenciales que como regularmente ocurre en este tipo de casos, no se llega a mucho en realidad.

Primero que nada, seguramente habrá una gran cantidad de gente a la que no le interese en lo más mínimo el tema, pero suena interesante.

El punto de partida y base del "problema" se presenta en el momento en que me cuesta trabajo y no he logrado definir que es lo que más se ajusta a lo que creo...
¿Tenemos un destino marcado?

¿El destino lo tenemos, pero es modificable y se rige por el libre albedrío?

¿Nadie tiene destino alguno y cada uno es "arquitecto del propio"?

Difícil llegar a un punto que me deje convencido al 100%. Más que grandiosas referencias bibliográficas con las cuales llegar a formular un artículo o tesis, mi intención es exponer simple y sencillamente mi punto de vista y el por qué de cada una de las preguntas podrían estar o no en lo correcto.

1) Si tuviéramos un destino marcado de manera rígida, entonces ¿de que preocuparse? Total, a fin de cuentas no eres responsable ABSOLUTAMENTE de NADA de lo que haces!! ¿Cárceles? Cuartos llenos de injusticias en los que la ley del hombre hace que los desafortunados de destino tengan que sufrir por algo que no escogieron! En alguna de mis últimas idas a winpot (un bingo electrónico), al estar jugando en las máquinas, cuando tienes determinado patrón en el cartón de bingo, las figuras de la máquina "se acomodan" para darte un juego de bonus. Veo que mucha gente se emociona y realmente piensa que gana o pierde por simple suerte, pero ¡falso! desde antes de iniciar el bonus la máquina ya tiene tu premio y sólo te dará esa cantidad! La suerte juega un rol completamente secundario. Y la gente piensa que en realidad puede elegir su suerte, siendo que no es así y más bien ganará o perderá con o a pesar de sí mismo.
2) En caso de tener un destino modificable y regido por el libre albedrío, que es la teoría que mucha gente cree, me parecería un "traje hecho a la medida" para justificar cualquier acto que ocurriera en nuestras vidas. Digamos que dependiendo del humor que traigamos o lo mucho o poco que nos agrade determinado suceso de nuestra existencia, podremos decir "ahhh maldito destino" o en su defecto "bueno, pero yo escogí cambiar mi destino y por eso me fue...". Parece algo justificatorio. Estoy de acuerdo a medias... tampoco es lo que más me convence.

3) Por último está la posibilidad de la falta completa de destino y más bien la posibilidad permanente de forjarlo por sí mismo. Esta probabilidad es la que más se ajusta a mi forma de pensar. Nadie puede ser responsable ni puede tener la culpa de lo que te pasa más que tu mismo. Pretender buscar como responsable al destino de los aciertos o, sobre todo, errores que cometamos es pueril. Sé que habrá quien ponga ciertos ejemplos de cuando "dos personas que se encuentran en ciertos sitios muy lejanos, siendo del mismo lugar" o de "una relación que perdura y permanece ante y sobre todo". Puede ser. Digo tampoco es cosa de todo creerlo coincidencia, pero incluso en caso de existir el destino, este operaría en un mínimo porcentaje de nuestra vida, mientras que nuestras decisiones ocuparían el lugar básico en la existencia del ser humano.

Posiciones encontradas. Algunas discordantes entre sí. Las opiniones de la gente que me es cercana varían mucho y cada quien defiende con sus pocos, muchos o nulos argumentos lo que cree. Pero aquí lo importante sería saber... ¿y tu, qué crees?

1 comentario:

Beto dijo...

Pues... yo sí creo en el destino, pero sé que lo interesante es llegar a el de la mejor manera, es a lo que le encuentro "sentido" en la vida...